ASOCIACIÓN ESPIRITISTA LUZ Y VIDA

Fundada el 3 de febrero de 1910

Afiliada a la Confederación Espiritista Argentina

Origen y Contexto Histórico y Social(Continuación...)

En el reglamento-estatuto se establecían los fines del centro, entre los que se destacaban la creación de una biblioteca, la organización de conferencias a través de las cuales los asistentes conocerían los principios fundamentales de la Doctrina Espírita, y también el desarrollo de tareas tales como música, pintura, dibujo y escritura, que pudieran proporcionar utilidad a los asociados. La dirección y administración de la sociedad estaba a cargo de una Comisión Directiva, compuesta por un Presidente, un Secretario General, un Tesorero, un Protesorero y cinco Vocales. Cabe destacar la importancia que tuvo en ese entonces la creación de la Comisión Auxiliar de Damas, prevista en el Título 9º del Reglamento. La misma se componía de nueve social, quienes brindaban su ayuda a favor de los niños pobres de la localidad, mediante la compra de géneros y demás artículos de primera necesidad. También tenía a su cargo la tarea de reglamentar el funcionamiento del taller de costura: trabajos manuales, corte y confección, labores generales; reglamento que luego debería aprobar la Comisión Directiva. En esos instantes trascendentales en que la vida de la sociedad quedaba cristalizada en un cuerpo orgánico, como lo era el reglamento-estatuto, tuvo lugar la aparición de la revista “Luz y Vida”, órgano vital de la entidad, pues constituía el nexo entre ella y los asociados al difundir el ideal espírita, y llevaba al conocimiento de todos los hermanos, la realización de conferencias y demás estudios de relevancia doctrinaria. El 27 de julio de 1925 la Comisión Directiva sancionó el Reglamento que regiría en las sesiones práctico-experimentales de fenómenos metafísicos. En su articulado se apreciaba la forma en que debían desarrollarse esas reuniones para que las comunicaciones con el mundo espiritual no se entorpecieran con obstáculos materiales. De ahí que muchas de sus normas estaban dirigidas a los médiums. Más tarde, un 1º de agosto de 1927, la entidad trasladaba su sede a la calle Independencia 3488, Capital Federal, por reunir ese inmueble, mejores condiciones de habitabilidad para el desarrollo de las reuniones espíritas. Dos años más tarde, se colocó una placa en la puerta de acceso a la institución, con el nombre de: Asociación “Luz y Vida” de Estudios Psíquicos Metapsíquicos. En esa casa se da formación a una biblioteca social para facilitar libros dentro y fuera de la sociedad, para el estudio de la Doctrina de los Espíritus. El 29 de abril de 1956 se realiza el sueño de muchos de los pioneros de Luz y Vida y se adquiere el inmueble del Pasaje San Ignacio 3666, también de esta ciudad y actual sede. Para tal compra, se reúnen fondos y se acepta toda clase de donaciones, se realizan rifas con objetos que los mismos hermanos asociados donan hasta llegar así a recaudar el dinero necesario para dicho fin. En ese mismo año, un hermano con domicilio en Merlo, provincia de Buenos Aires, ofrece un local para abrir una filial de Luz y Vida en esa localidad. Luego de realizar los trámites correspondientes ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, el 17 de marzo de 1957 queda oficialmente inaugurada esa filial. Esa sede funcionó como filial de Luz y Vida hasta el 8 de octubre de 1959. El 12 de junio de 1958 se inagura la filial Nº 2 en Lanús, que permanerá abierta y funcionando por cuatro años. El 12 de noviembre de 1963, se presenta en Asamblea General Extraordinaria, el anteproyecto del Estatuto de la Sociedad, el que es aprobado por dicha Asamblea en el Acta Nº 46, del folio 140. En una Asamblea Extraordinaria también, se aprueba la decisión de afiliarse a la Confederación Espiritista Argentina (CEA). La actividad de la ahora denominada Asociación Espiritista “Luz y Vida” sigue en esos años, como en los anteriores, en una labor fecunda y próspera, afirmando el conocimiento del ideal espírita. La sociedad tiene representación en todos los organismos que integran la CEA. También la juventud de la sociedad en esos años, hace su aporte en la creación de la Federación Espiritista Juvenil Argentina (FEJA), que aún continúa su labor en nuestro país. Entre el 4 y 9 de abril de 1960, “Luz y Vida” festeja sus 50 años de lucha, lucha de amor y deseo constante de progreso. Todas las sociedades hermanas la honran con su presencia. Reuniones de adoctrinamiento y trabajo administrativo encierran la labor de esta asociación, que tiene antiguos asociados, felices de pertenecer a ella. El 9 de abril de 1970 se reúne por primera vez la Comisión Directiva en su casa propia, sita en el domicilio actual del pasaje San Ignacio. Luego de agotadoras tareas y mucho esfuerzo, la casa se convierte en el lugar agradable y acogedor que hoy conocemos. Llega también ese período, luego de arduas gestiones, la resolución de la Inspección General de Justicia, que otorga el 29 de noviembre de 1972, la personería jurídica conforme a la ley argentina, logro éste que habla a las claras de la seriedad y responsabilidad de la labor desarrollada por la conducción espírita en sus múltiples aspectos. La lista de hermanos que de una u otra manera pusieron su cuota de trabajo y amor para que la sociedad “Luz y Vida” llegue a cumplir un siglo de vida, es interminable. Muchos de ellos hoy no están materialmente con nosotros y otros tantos continúan en esta tarea de bien, que es pregonar y difundir el conocimiento espiritista en su total realidad, según la Doctrina Kardeciana.

Código Postal C1231ADB - Exterior (5411) - Interior (011) Teléfono 4957-5633

aeluzyvida@yahoo.com.ar